Láminas

Naturalmente, las láminas de corcho muy gruesas no permitirán ser enrolladas. Pero sí las que son más finas. Si se trabaja con cuidado y el cilindro que se quiere conseguir no es demasiado estrecho, el corcho será tan manejable como la misma cartulina. En la figura se verá cómo debe procederse. Ahora bien, si no se dispone del cilindro macizo para que nos sirva de modelo, también podremos enrollar el corcho, teniendo sumo cuidado después de haber embadurnado con un poco de cola las dos partes a fijar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>