Archivo de la categoría: FABRICACIÓN DE MUÑECOS

Moldes muñecas de trapo

En la armazón, las piernas se bifurcan a la altura de los codos. Al envolverla, el cuerpo tiende a alargarse demasiado, por lo cual doblamos el alambre bien arriba para formar las piernas. Luego, se construye la armazón de acuerdo con el dibujo.
Cómo envolver la armazón. De la manta de algodón se rasgan tiras de 3 cm de ancho. Se comienza en la espina dorsal y se envuelve en dirección levemente oblicua. Luego, se ata todo con hilo de hilvanar; las partes que deben ser más gruesas y redondas, se revisten con varias tiras.

Moldes de muñecas

Observación de las proporciones del cuerpo humano. Con los brazos extendidos horizontalmente se mide desde la punta de una mano a la otra: esta medida corresponde a la altura del cuerpo humano desde la coronilla hasta los pies. El codo se dobla a la altura de la cintura.  El brazo extendido llega hasta la mitad aei muslo. Si se mide desde la articulación superior de la cadera, la rodilla debe hallarse en el medio de la pierna. Estas proporciones se tendrán en cuenta para la correcta confección de los muñecos.

Moldes de muñecos

Moldes de muñecos
Muñecos más grande
s
Obsérvese primeramente la figura.
Material. 2 m de alambre liso flexible, de 1 a 1,5 mm de espesor; manta de algodón; tejido de punto color rosado; lápices o pinturas tipo acuarela; barniz; piel, lana o estopa para los cabellos; retazos para el vestido.

Muñecos de trapo

Hay otra forma de fabricar muñecos de trapo. Así como en el caso anterior hemos ido añadiendo los adornos necesarios, en éste se trata de pintarlos. El procedimiento a seguir será muy simple. Se trata de pintar sobre la tela que hayamos elegido para fabricar el muñeco la figura que se quiera representar. Dicha pintura debe estar perfectamente acaba da, como si en lugar de hacer un muñeco se tratase de realizar un cuadro. Ahora bien, la pintura debe hacerse representando la parte delantera de la figura elegida y también la parte de atrás, siguiendo exactamente el mismo contorno. Una vez terminada la pintura, hay que unir los dos contornos y rellenar después con serrín, viruta, lana o copos de goma-espuma. Últimamente dicho procedimiento es muy utilizado, ya que resulta muy aceptado por el público. Con él se realizan todos los tipos de muñecos que luego son utilizados, si se construyen en dimensiones grandes, como cojines, por ejemplo.

Realización de muñecos de trapo

Para la realización de otros muñecos de trapo se procederá de la misma manera, teniendo en cuenta los adornos que cada uno debe llevar. Si se trata de un pato, por ejemplo, sería conveniente que el pico fuese de otro color que el cuerpo, lo mismo que las patas. Las alas tendrán que colocarse superpues tas, igual que las orejas en el caso del perro «salchicha».
Si lo que se confecciona es un pollito, habrá que añadirle la cresta, que se fijará a la cabeza, cosiéndola entre las dos piezas del cuerpo. Las patas del pollito se pueden fabricar de alambre, forrándola de lana amarilla a punto de ojal. Si queremos que el pollito se tenga de pie, deberemos finalizar sus patas de alambre en un redondel que después doblaremos para que sirva de base. Este redondel quedará perfectamente disimulado si, antes de finalizar el forrado de las patas con la lana, colocamos unas piezas de fieltro amarillo cortadas a tiras. Estas piezas quedarán sujetas al alambre por la propia acción del punto de ojal que se practica sobre el alambre, haciendo el efecto de la pata.
La fauna, por lo que se refiere a la confección de muñecos de trapo, puede ser reproducida casi en su totalidad, formando un ejército de la más atrayente vistosidad.
Deberá fijarse especial atención en la cola de los animales, pues si bien en muchos casos puede ser una continuación del cuerpo, otras veces habrá que hacerla por separado para superponerla después. En este segundo caso puede hacerse de alambre revestido de lana. Piénsese, por ejemplo, en la cola de un monito.
Otro elemento a tener en cuenta es la crin o melena, en el caso del caballo y del león, que muchas veces podrá formarse con hilos de lana. En este caso, los cabos de los mencionados hilos de lana podrán sujetarse en el centro, entre las dos piezas que forman el cuerpo.
La punta de la nariz, las uñas y otros pequeños detalles, que el buen sentido del constructor indicará, acabarán de dar realce a estas figurillas de la industria casera de la confección.
Naturalmente, también se pueden representar muñecos con forma humana. El procedimiento a seguir será exactamente el mismo que para los animales, sólo que los contornos deberán ser diferentes. El efecto del cabello puede conseguirse fácilmente con hilos de lana terminados en una trenza, por ejemplo, si lo que se ha querido representar es una niña. Una vez cortadas las hebras de lana con el largo y del color que se desee, éstas se fijan con un pespunte, unas al lado de las otras, en la mitad de la cabeza, donde coincidirá también la mitad de cada hebra. Si,.como hemos dicho más arriba, después se hacen dos trenzas, exactamente como se peina a una niña, el efecto resultará perfecto.

FABRICACIÓN DE MUÑECOS

Una vez tengamos los dos ojos pegados o cosidos con puntadas invisibles, procedamos a la fabricación de las orejas. Las orejas no necesitarán ningún relleno. De la misma tela que se ha utilizado para hacer el cuerpo se recortarán cuatro piezas exactamente iguales. Estas piezas deben tener la forma de una lengua bastante larga. Una vez recortadas dichas piezas, se cosen de dos en dos, dejando una abertura para poderles dar la vuelta. Cuando dicha operación se haya efectuado, se cerrará la abertura que quedaba y se cosen ambas piezas a cada lado de la cabeza del perrito.
Pasemos a las cuatro patas. Si los dos contornos se cosieran tal y como están, nos encontraríamos con que el simpático perro «salchicha» tendría solamente dos patas. Hemos, pues, de fabricarle dos patas más. O mejor dicho, dos medias patas delanteras y dos medias patas traseras. Como tenemos el patrón de papel, este mismo nos puede servir para la «operación patas»: con la tela doble cortaremos nuevos contornos, pero solamente de la pata delantera y de la pata trasera, terminándolas en una línea recta. Una vez tengamos estos nuevos contornos, los colocaremos sobre las patas delanteras y traseras de los dos contornos del cuerpo, cuidando que éstos queden mostrando hacia nosotros su parte derecha. O sea, la parte donde hemos cosido el ojo y la oreja. Como los contornos de las patas coincidirán perfectamente, se pasará un pespunte a máquina, contorneando todo lo que sea pata. Esta operación se hará, naturalmente, en los dos contornos del cuerpo que poseemos. Sin darle la vuelta a las patitas, colocaremos los dos contornos del cuerpo, uno sobre otro, cuidando de que el derecho, el lado donde hemos cosido el ojo y la oreja, quede hacia el interior. Una vez tengamos los dos contornos superpuestos, los uniremos con un pespunte cosido a máquina, bordeándolos. El pespunte irá desde la pata delantera (allí donde termina el pespunte de la pieza aplicada), pasando por la cabeza, el lomo y el rabo, hasta donde empieza el pespunte de la pieza aplicada de la pata trasera. Se saca de la máquina de coser y seguidamente se procederá a coser un tro-cito de la tripa, empezando por unir y coser los dos extremos de las piezas aplicadas de las patas delanteras. El mismo procedimiento se seguirá con las patas traseras. En la barriga del animal debe quedar un trozo de unos quince centímetros sin coser, para poderle dar la vuelta y rellenarle después convenientemente. Una vez efectuadas estas dos últimas operaciones y después de coser el tro-cito de barriga que quedaba descosido, el simpático perro «salchicha» quedará terminado. En la figura puede verse cómo queda terminado (figura).

Decoracion loft con fabricación de muñecos

Aparte de la tela, que es el material más importante, en algunas ocasiones será necesario utilizar otros utensilios, como, por ejemplo, alambres, lanas, ojos de cristal, cordeles, arandelas metálicas, palillos u otros accesorios que la misma práctica aconsejará.
Antiguamente, para el relleno de este tipo de muñecos se utilizaba de preferencia el serrín, pero dicho material tiene el inconveniente de que si a la hora de efectuar el relleno éste no se hace muy prieto, quedan algunos huecos que desfiguran los contornos del muñeco. No obstante, el serrín, bien apretado, continúa siendo el material ideal, si se quiere que el muñeco tenga alguna rigidez.
La viruta de corcho también es muy utilizada, y los copos de goma-espuma es el material más idóneo para que el muñeco quede blandito, suave y, al mismo tiempo, consistente.
Una vez el patrón se ha efectuado en papel, éste se traslada a la tela elegida, que previamente se habrá colocado por partida doble. Es necesario advertir que, al efectuar el dibujo deseado, debe evitarse marcar contornos demasiado agudos, dando preferencia a los romos, con objeto de que al efectuar el relleno el material elegido pueda penetrar fácilmente en todos los rincones.
Tenemos, pues, dos contornos del modelo elegido, cortados en tela. Antes de proceder al cosido de los dos contornos, deben coserse en cada uno de ellos todos los adornos precisos para completar la figura deseada.
Veamos un ejemplo. Imaginemos que queremos confeccionar un simpático perrito de los corrientemente denominados «salchichas». En el grabado vemos el dibujo del contorno que hemos realizado (figura). Cuanto más largo sea el cuerpo, más gradoso quedará éste. Dicho perrito, además de cuerpo, tiene cuatro patas, dos orejas, dos ojos y un hociquito. Tendremos que proceder, primeramente, a colocar el ojo en la cabeza de los dos contornos cortados en tela. Un recorte en forma de almendra en fieltro blanco, con una mancha negra en el centro, servirá para este menester.

FABRICACIÓN DE MUÑECOS PARA EL HOGAR

FABRICACIÓN DE MUÑECOS
Cuando hablamos de este tema no nos referimos, claro está, a la fabricación de muñecos en materia plástica, celuloide, cartón piedra y otras materias apropiadas para construir este tipo de juguetes. Un trabajo así no encajaría en un libro como éste, dedicado a las industrias caseras. La construcción de muñecos propiamente dicha requiere conocimientos especiales y una maquinaria que difícilmente resultaría asequible al particular. Ahora bien, hay otro tipo de muñeco, de trapo, por ejemplo, para cuya fabricación se requieren poquísimos elementos y una fuerte dosis de buen gusto. A éste dedicaremos nuestra atención.
No obstante, queremos señalar que existen fábricas que venden cabezas de muñecos totalmente terminadas y que, sabiendo cómo construir el cuerpo, puede conseguirse un muñeco completo de forma muy satisfactoria. Muchas de las muñecas ataviadas con trajes regionales están construidas de esa manera.
También existen muñecos en madera y en cartón que pueden resultar muy graciosos. A ellos dedicaremos unos párrafos.
Pero veamos principalmente qué problemas presentan los de trapo.
Los muñecos de trapo se construyen, como su propio nombre indica, con telas. Los géneros que han de utilizarse deben ser fuertes y de trama muy espesa. Si se escogen tejidos finos y de trama floja, a la hora de ser cosidos a máquina y abiertas las costuras, éstas presentarán entre puntada y puntada orificios pequeños que dejarán al descubierto el serrín, la viruta o los trocitos de goma-espuma con que ha sido rellenado el muñeco.
Así pues, utilizaremos géneros fuertes y de trama espesa. El fieltro, por ejemplo, es muy aconsejable.
La operación preliminar es la de confeccionar en papel un patrón para cada tipo de muñeco que se quiera construir, estudiando para ello las formas más simples y más graciosas. El buen gusto, como hemos dicho anteriormente, desempeña un importante papel en este tipo de trabajo.